sábado, 5 de diciembre de 2009

17. Un leve rumor

Al principio fue sólo eso, algo que le había pasado a otro, una rareza insospechada, un auténtico caso de mala suerte o producto de la incompetencia de algún miserable; un leve rumor. Lo lees en el periódico, lo escuchas de algún amigo o familiar y luego lo cuentas en las tertulias para entretener al personal. No sé, desde que te hayas pasado dos años en una lista de espera para operarte de un quiste y que luego, por obra y gracia del funcionario de turno, desaparezcas del listado, hasta que el hijo de un amigo se quede sin colegio porque sólo quedan plazas a partir de los seis años. Lo primero que preguntaba cuando me contaban algo así era: “¿Dónde?”, y antes de que me respondieran empezaba a pensar: “en Estados Unidos”. ¡Cómo iba a creer yo que eso pasaba en la próspera Europa, y mucho menos en España, donde todavía escucho a algún ingenuo decir que tenemos la mejor sanidad del mundo! Pero el caso es que no, que ocurre en mi país desde mitad de los 90, que de repente los hospitales comienzan a esquilmar sus listas de espera con contabilidad creativa –la misma que usan ahora los bancos para trocar pérdidas en beneficios-, que a más de un muerto con un año de antigüedad lo citan para que se opere de cataratas, que las mujeres comienzan a parir sin epidural y no porque quieran, o que los niños no tengan plazas en los colegios hasta los seis años. Y lo que contaba antes para entretener a la gente resulta que ya no entretiene, porque a todo el mundo le ha pasado algo similar o conoce a alguien que le haya ocurrido, y por hechos tan simples pero muy repetitivos uno comienza a comprender que el Estado del bienestar en España se va yendo inexorablemente al carajo. O al garete, si lo prefieres.
Y el caso es que como tenemos cierta tendencia para afrontar los problemas de la misma manera -yo no he sido, pregúntale al de atrás que es el becario-, ahora tenemos a las Autonomías dándole caña a la Administración General del Estado y a los Ayuntamientos metiéndose con las Autonomías. El argumento es el de siempre: dame más dinero, cédeme más competencias pero si luego meto la pata y el ciudadano se queja, la responsabilidad es tuya, y si una presa, pongamos en Aznalcóllar (Sevilla), se rompe, yo no he sido quien la ha roto, y si un metro, supongamos en Valencia, descarrila y se matan decenas de personas, yo no conducía la locomotora así que el responsable es otro, y si tú no lo eres, ¡pues mejor, coño!, que los administrados se quejan por puro vicio.
Mientras, elección tras elección, cambian los candidatos. Y de repente ves a un tipo o tipa bien trajeado pero informal –sus vestimentas de ocasión valen el triple que mi único traje-, sin corbata y con sonrisa, votando en un colegio que parece una auténtica pocilga, mucho peor desde luego que el Tomás de Ybarra, colegio público de Tomares –Sevilla- donde estudié en los ochenta. Y esto lo ves en España, en Italia y hasta en Reino Unido, y la imagen se te queda grabada por lo inverosímil de la asociación: el Míster Importante o la Marquesa de turno descendiendo al maltratado suelo de un colegio público, sentándose en unos bancos de madera en los que si no hubiera fotógrafos o cámaras de televisión de por medio, no apoyarían ni los zapatos. Pero... ¡claro!, ¡cómo no se me había ocurrido antes! ¡De esto se sale bajando los sueldos! Y si nos hemos pasado un poco permitiendo que la peña se jubilara con 50 años, ¡no paaaaasssssa nada, colega!, los que vengan detrás que arreen. Así que, querido amigo, si has escuchado a alguien sorprenderse al ver en Inglaterra a abuelos de 70 años trabajando, te invito a que te pases por aquí dentro de unos 40 y nos eches un vistazo a los españoles de mi generación, que seguiremos currando de lo lindo pero sin autobuses a Benidorm. ¡Ah!, y con la diferencia de que mis tres años de becario trabajando para la Administración pública, como decirlo para que mi madre pueda leerlo sin escandalizarse... pues eso, que es como tener un tío en Alcalá, que ni tienes tío ni tienes , porque cotizar no han cotizado.
Así que, estimado lector, administrado como yo por gentuza cuya única virtud comienza a ser la resistencia frente a los chaparrones de críticas, quiero decirte algo en este puente de diciembre: he adquirido conciencia, soy pobre pero tengo mala leche y escribo, y ahora voy a empezar a comer después de la medianoche y a continuación a ducharme, a ver si me pasa como a los gremlins, que muto y me multiplico, y así conquisto el mundo de una puñetera y jodida vez. Peor no lo haría.
    

8 comentarios:

una funcionaria dijo...

Funcionarios de este país, de estas autonomías y ayuntamientos!!!....no cobrais un sueldo por haber aprobado un examen,habeís aprobado un examen que os abre las puertas de un trabajo con ciertos privilegios, pero vuestro sueldo lo cobrais por trabajar, por servir al administrado y por buscar y proponer soluciones cuando el protocolo falla, no para decir que no es vuestra competencia. Administrado!!!usad las hojas de reclamaciones!!!a pesar de que estas sean estudiadas por funcionarios, a veces cae en manos de alguno que sabe cual es su responsabilidad: TRABAJAR

Ricardo Montes de Oca dijo...

Amén, y el hecho de que seas funcionaria y escribas lo que has escrito le da todavía más valor. Los funcionarios también son partícipes de esta decrepitud del Estado de Bienestar, aunque menos, mucho menos que sus jefes, los políticos que se lo permiten. Por cierto, la mayoría pertenecen también al ámbito funcionarial. Por qué será.

Anónimo dijo...

Sencillamente,A CO JO NAN TE,das de lleno en el clavo, sigue asi, seguro que algien, no se quien,lo leerá y a lo mejor recapacita.

Rad-wulf dijo...

Ricardo, te acabo de mandar un mail para hablar de negocios... ;)

Un abrazo!

Ricardo Montes de Oca dijo...

Gracias, gente, por los halagos y los correos. Un saludo.

Montserrat dijo...

mu bueno tambien, si señó!!!!!

Miguel Ángel dijo...

De nuevo, pleno al 15 más el complementario, el reintegro, la serie y pedrea todo junto. Desgraciadamente, en mi actual trabajo de I+D, mejorar laboralmente pasa por convertirse en funcionario. Cosa muy complicada en los tiempos que corren, no tanto por la dificultad como por el número de puestos que la Administración saca cada año. Casualmente, este año de crisis en el que se supone que debemos apostar fuertemente por la I+D, la Administración se ha lucido sacando 4 veces menos plazas que otros años. Sigo haciendo esfuerzos para entender la jugada… Seguramente los administradores son tan capaces, competentes e inteligentes que yo no llego a entender sus sutiles y sagaces medidas.

Está claro que el sistema falla. No se puede soportar tanto sueldo fijo donde no se controla la productividad de una manera seria. Esto suena al discurso más rancio de un neoliberal. Nada más lejos de mis ideas, tal vez los términos que uso no son los adecuados. Pero en el fondo, el trabajo de unos muchos se justifica con el esfuerzo de unos pocos. No paro de ver como la gente se dedica al pasilleo una vez conseguida la ansiada plaza de funcionario, con el único interés (bastante penoso por otra parte) de reclamar un despacho propio. Toda tu vida estudiando como un energúmeno, sacrificando fines de semana, vacaciones, noches en blanco, accediendo muy tarde al mercado laboral, para alcanzar la cúspide y pedir: ¡un despacho!

No lo entiendo, me invade la tristeza.

Ricardo Montes de Oca dijo...

Pues no, que no te embargue la desdicha; la lucidez no conlleva la felicidad, pero tampoco la tristeza, así que si podemos elegir -y podemos- optemos por defender la alegría. Aunque sea el último acto rebelde contra la estupidez y la miseria, sólo por eso, merece que nos rebelemos y sonriamos, no como estúpidos, sino como gente honrada. Poco incomoda más al necio y al tirano que la sonrisa de los justos. Un abrazo y gracias, Migue, y para ti también, Mon.